Tuesday, November 30, 2004

Historia de Un esfuerzo

A raíz de mucho esfuerzo y sacrificio, la señora Agustina logró montar su propio restaurante de comida típica chilena conocido por sus exquisitos y abundantes platos caseros.





La perseverancia y las ganas de sacar a su familia de la pobreza, con el propósito de darles una buena educación y tener con qué alimentar a sus siete hijos, llevó a esta mujer a convertirse en una pequeña comerciante, que comenzó vendiendo pan amasado en un modesto y pequeño local campestre, con el que se hizo famosa

dflkfd


El arquitecto de todo esto fue su marido, quien encontró a los pies de la cordillera el lugar apropiado para establecerse. Fue así, como sacando materiales del mismo cerro logró construir un rústico comedor, hace más de treinta años, que significó el comienzo de una larga trayectoria gastronómica para esta familia

La buena aceptación que tuvieron sus panes amasados en el mercado, la llevaron posteriormente a vender empanadas de pino, con las que se ganó una fiel clientela. Poco a poco, la señora Tina sin saber leer ni escribir elaboró sus propias recetas caseras de comida típica chilena, que convirtieron a este sencillo local en un gran restaurante, conocido con el nombre de “Doña Tina”, que hoy día cuenta con una concurrencia diaria que sobrepasa las doscientas personas

Orientado al estilo chileno, en el que predomina un techo con tejas que se mezcla con mucha madera en su decoración interna, además de un cálido fogón redondo de piedra ubicado al medio del comedor, lámparas con pantallas hechas a mano y botellas puestas sobre los ventanales, que le dan un toque bastante rústico y acogedor, es este lugar que sobresale por su buena comida

dflk

dflk



Los dos platos que la llevaron al éxito, fueron la “Plateada a lo Pobre” y el “Pastel de Choclo”, en ambos tuvo que trabajar muchísimo para lograr la combinación de ingredientes perfecta. “Todas mis recetas van acompañadas de algún secreto de cocina que he ido descubriendo a través de muchos ensayos, por ejemplo, la Plateada tuve que hacerla 48 veces para obtener ese exquisito sabor de la carne que me caracteriza, es uno de mis platos de presentación”, comenta.

No se puede dejar de hacer mención a otros platos estrella, como la Malaya, Arrollado, Pernil, Costillar, Filete, Lomo, que pueden ser acompañados con Papas fritas o cocidas, Puré picante, Arroz y Ensaladas. También destacan en la carta sus deliciosos Porotos Granados o Cazuelas de vacuno, ave o pavo, que son comidas tradicionales de nuestro país, pero preparadas con productos frescos de excelente calidad y con un toque muy personal de esta reconocida cocinera

Cabe destacar, la constante preocupación que siempre ha caracterizado a esta mujer por hacer sentir a los clientes como en casa, entregándoles una atención bastante personalizada. Los treinta últimos años de su vida, doña Tina se los ha dedicado por completo a este local, privándose de muchas cosas con tal de que todo funcione ordenadamente

Esta cocinera, creadora de sus propias recetas y dueña del restaurante, cuenta con ayudantes de cocina, que son personas de confianza que ella misma ha ido entrenando desde un comienzo. Además, trabaja con toda su familia, ya sea hijos, nueras, cuñadas, hermanas y primas, de quienes siempre ha recibido un gran apoyo...

Sacar a flote el negocio no fue una tarea fácil para Doña Tina, ya que tuvo que pasar por momentos muy difíciles donde estuvo a punto de perder su restaurante, pero gracias a la ayuda del reconocido animador Mario Kreutzberger (“Don Francisco”) de quien siente gran respeto y admiración, a esta mujer se le abrieron las puertas para seguir luchando y salir de esta terrible crisis que incluso le significó la cárcel...

Fueron años de mucho esfuerzo y sacrificio los que llevaron a que, poco a poco, este local se convierta en uno de los restaurantes de comida chilena más reconocidos en nuestro país, en el que su dueña ha sido merecedora de grandes elogios por parte de medios de comunicación y de críticos expertos en materia gastronómica.

El éxito del Restaurant “Doña Tina” ubicado en Lo Barnechea, la llevó a crear dos sucursales que mantienen el mismo estilo y tradición culinaria, una en Av. Ossa que es administrada por uno de sus hijos y otra más pequeña en la comuna de Las Condes, ambos restaurantes ya se han ganado una fiel clientela, que disfruta de los exquisitos y abundantes platos típicamente chilenos.

El esfuerzo, trabajo, perseverancia, sacrificio y ganas de hacer las cosas, resume el secreto del éxito alcanzado por una mujer, que de no tener nada pasó a convertirse en propietaria de un reconocido restaurante que lleva su nombre y que tiene toda una historia